23 enero, 2019
,

«A la salud no garantizada, la llamaron esperanza»

Imaginemos el mundo donde una mujer fue violada.
Imaginémosla en ese planeta donde la demoraron en un hospital al ritmo de los cantos de un puñado de adultos; que gritaban, que decidían por su vientre gestante.
Imaginemos que la niña tenía 12 años y que la abrían en cesárea porque en ese continente querían constatar que los fetos pueden sobrevivir a las 24 semanas.
Imaginemos ese experimento.
Imaginemos que los medios de ese país justificaban todo, que callaban y que militaban todo lo anterior día a día con la desidia de la desinformación.
Imaginemos que en esa provincia le negaron a la joven la Interrupción Legal del Embarazo, que la usaron de incubadora demorando su derecho.
Imaginemos que en esa ciudad, hubo una violación carnal, una violencia obstétrica y otra mediática.

Ahora, imaginemos que ellos a todo esto, a absolutamente todo le pusieron nombre: lo llamaron Esperanza.

 

Relacionadas

Revista
20 septiembre, 2022

OBRERA DE LA ACTUACIÓN

NUESTRA TAPA
14 septiembre, 2022

LA MARGINALIDAD NO PARA

Radio
30 agosto, 2022

LOS RECORTES DE MASSA