3 enero, 2019
,

¡Seguiremos tejiendo redes de empoderamiento!

 

 * Letras y fotos por Brisa Ruiz, comunicadora de la poderosa asamblea de la Villa 21-24.

 

Esta semana, después de mucho trabajo, autogestión, corazón, construcción y deconstrucción para tirar a patadas al patriarcado, hicimos el cierre de actividades de la Casa de la Mujer en las villas 21-24 y 31 de CABA. Este gran proyecto que pensamos desde la organización y construimos a pulmón para habitarlas con un montón de compañeras. Así  generamos un lugar de encuentro, unión, sostén y empoderamiento. Nuestros barrios necesitan que se abran más espacios como estos, ya que hay muchas mujeres sufriendo violencia, no sólo física, sino también psicológica y económica.

 

A través de las Casas de las Mujeres, se generaron espacios que hacían falta en los barrios. El de adolescentes es un espacio de integración, formación política y recreación para las pibas. Se trata de un lugar de encuentro donde los lazos de sororidad y la conciencia de la realidad son esenciales para el descubrimiento de la identidad. El laburo de este año estuvo ligado a la sexualidad con el objetivo de que cada piba pudiera autopercibirse libremente. El placer fue otro de los tema que trabajamos, para conocer más sobre nuestro derecho al goce y nuestro cuerpo.

 

 

El espacio “Pibas ATR” de la villa 21-24 hizo una intervención con carteles donde dejaron mensajes para las vecinas del barrio y para el sistema patriarcal. Las promotoras de salud, por su parte, realizaron actividades con el objetivo de que las vecinas y vecinos puedan aprender más sobre Educación Sexual Integral (ESI), abriendo un debate sobre la sexualidad y el lugar de subordinación donde el patriarcado colocó a la mujer. Las compañeras lograron plantarse, expresando que en los próximos encuentros quieren conversar sobre cómo hablarle a sus hijas e hijos sobre la homosexualidad. Las cooperativas, los talleres de encuadernación, reciclado de ropa, corte y confección pusieron un puesto para vender todo lo que crearon durante el año.

 

Así que, realmente, no cerramos nada, sino que abrimos, porque vamos a seguir tejiendo redes para construir nuestra identidad, aprender y motorizar el feminismo villero.

 

 

Relacionadas

Día del Orgullo
28 junio, 2022

ESTE ORGULLO QUE NO SE QUITA

Ramona Medina
17 mayo, 2022

LA ESPERA QUE NO ESPERA

Ramona Medina
17 mayo, 2022

DOS AÑOS DE SILENCIO, RAMONA