20 julio, 2019
,

¡Estabilización laboral ya!

 

*Por Sylbi Mac Lean. Psicóloga y trabajadora del CAPS N° 33 del Barrio San Isidro de Posadas, Misiones. 

 

Hace 4 años comencé a trabajar en el ámbito de la Salud Mental. Desde el 2015 integro el programa «Médicos Comunitarios” que busca reforzar la atención primaria en los barrios. Este fue creado dentro del Plan Federal de Salud en el año 2003. Dicho plan, incluyó varios programas de salud, que atendían desde una perspectiva sanitarista a las comunidades priorizando los sectores menos pudientes. Se complementaba con programas dedicados al cuidado del embarazo, la infancia y los adultos mayores.

A partir del 2015 comenzó a decaer el programa, nuestro salario se estancó y quedó en $11.800 por seis horas de trabajo. Como muchos, soy monotributista, no tengo ningún tipo de relación de dependencia con la provincia de Misiones y cada año que pasa nos van eliminando de a poco. El programa se reduce por año un 20% y lo único que nos queda es rogar para que no nos toque a nosotros. 

 

Nos preocupan las personas que atendemos en los barrios que son en general, personas que no podrían pagar un servicio de salud mental. Entre las diversas marginalidades que existen en la sociedad, la salud mental es un margen. El tipo de atención que brindamos responde a demandas vinculadas a todas formas de violencia. Hoy la violencia es la demanda central. Se está nombrando personal en las instituciones hospitalarias, pero los que estamos en los márgenes, en los barrios, en las comunidades, no hemos recibido ningún tipo de respuesta. Otra vez se retrocede en términos de salud mental hacia la institucionalización y se desvirtúa la desmanicomialización, que es lo que en realidad la ley plantea.

 

En el barrio donde trabajo lo primero que se eliminó fue un equipo que atendía el tema del dengue e infecciones contagiosas, ¡en pleno 2016 con toda la problemática que acarreó el mosquito! En el mismo año desapareció el programa «Argentina Sonríe» que tenía que ver con atención de prótesis dentales y odontológicas en general. Después en 2017 se eliminó el programa Remediar que garantizaba los medicamentos a miles de pacientes. 

No solo se juega con nuestros puestos de trabajo sino también con la salud de la gente. 

 

A principios de mes hicimos una manifestación y luego el 17 de julio nos plantamos frente al Ministerio de Salud de la provincia para reunirnos con los secretarios del ministro Walter Villalba, aún así no obtuvimos una respuesta favorable.  Queremos salir de esta incertidumbre de pensar a fin de año a quien le tocará ser echado: ¡Exigimos regularización de contratación en relación de dependencia!

Relacionadas

Aldea Takuapí
16 septiembre, 2020

MISIONES IMPOSIBLES

Villa Cabello
8 marzo, 2020

A las masas les falta el horno