15 noviembre, 2019
,

13 años de lucha y resistencia

 

*Por Carmen Domínguez, Referente del Centro Cultural América Libre, Mar del Plata.

 

En el modelo reinante la cultura hegemónica está dedicada en su mayor proporción a la difusión de la banalidad, el individualismo, el valor de lo material y el desinterés por la participación social. Se estimula el deterioro del conocimiento, se premia el consumismo, se reproducen la exclusión social y la marginación, y se estimulan la sectorización social y la confrontación de pobres contra pobres. Eso no es casual; está políticamente planificado e impuesto por el poder mediante la selección de determinados elementos de la cultura y el ocultamiento y la represión de otros, con el objetivo de establecer una estructura social bien definida: la del privilegio de unos pocos a costa de la explotación del resto.

 

En contraposición a todo esto, el 24 de septiembre de 2006, una importante cantidad de agrupaciones políticas, estudiantiles, culturales y sociales decidimos recuperar mediante una toma pacífica, un espacio que llevaba nueve años de abandono por parte del Estado y fundamos el Centro Cultural América Libre. Gracias a la ayuda de vecinos y vecinas se transformó en un espacio para el desarrollo de la cultura local. Con mucho entusiasmo y trabajo se gestó este proyecto, desde la ternura y el compañerismo; es un lugar que seguimos «tomando» todos los días con cada una de nuestras acciones. Quienes construimos el Centro Cultural América Libre, militamos con el corazón creyendo en la posibilidad de una sociedad más justa. Construimos poder popular y nuestra herramienta para eso es la cultura, el arte. Nuestro objetivo es apuntar a la transformación del sentido común, es recuperar, re-crear y promover aquellos elementos que nos permitan debatir y comunicar la otra parte de la historia, aquella negada y reprimida por la “cultura hegemónica” que es la historia oficial.

 

El América es un espacio donde confluye una gran apuesta artística, cooperativas de trabajo  y el lugar de encuentro de diferentes organizaciones sociales que necesitaban un espacio. Hoy en día transitan por el CC alrededor de 600-700 personas por semana. En el Centro Cultural funcionan tres cooperativas de trabajo: la cooperativa de alimentos Mazamorra, C8 Gráfica Digital y la Cooperativa Textil. Las mismas son la fuente de trabajo de más de 20 compañeros y compañeras. Cada una de ellas funciona a su manera, estableciendo criterios generales entre las mismas, pero atendiendo a las particularidades de cada una.

 

También hay un taller de aéreos, uno de tango, de folklore, de danza contemporánea acrobática y de respiración circular del útero. Así como la escuela de formación teatral Praxis de la que surgen juegos teatrales, los talleres de formación actoral de 1° a 4° año, el taller de adolescentes y pre-adolescentes, el seminario de actuación, el Corpus Laboratorio Teatral y el Taller de Teatro Salvaje. También realizamos actividades nocturnas de miércoles a domingo:

Miércoles: Tango – Clase y Práctica.

Jueves: La Peña del América – Clase abierta y bandas en vivo.

Viernes y Sábados: Actividades diversas.

Domingos: Teatro.

 

La proyección para el año 2019-2020 apunta al mejoramiento de la infraestructura del lugar y a la apertura de nuevos espacios de talleres y actividades nocturnas. Uno de nuestros principales objetivos es lograr la mejor llegada posible a cada una de las personas que lo habitan y así poder pensar en esta transformación a la que apuntamos. Este año elegimos la consigna “Sembrando cultura cosechamos libertades”. Refiere a esa libertad que se logra al elegir, al poder popular y al empoderamiento de cada una y cada uno de nosotras y nosotros. A valorizar lo propio por sobre lo que nos imponen. Creo que no hay mejor grito que ese, es nuestra marca, la manera en la que miramos y en la que construimos.

 

 

 

Relacionadas