9 diciembre, 2019
,

Cultura que resiste

 

 

El 8 de diciembre se realizó un festival en el Centro Cultural “La Comunitaria” de la localidad de América, partido de Rivadavia, para resistir al desalojo que anunció el alcalde Javier Reynoso el 10 de diciembre. La Comunitaria es un espacio recuperado por vecinas y vecinos hace ya 7 años. El lugar había sido cedido al municipio de Rivadavia y desde 2012 distintas cooperativas comenzaron a funcionar allí y lo acondicionaron para su uso. Se hicieron todo tipo de arreglos y hasta se puso el techo.

 

En enero de 2017, lograron firmar un convenio de comodato con el municipio, que planteaba la cesión del espacio hasta el 10 de diciembre de 2019, con renovación automática en caso de verificarse la reelección del intendente Reynoso. Pero el municipio no cumplirá con el convenio ya que una semana después de las elecciones, Reynoso envió un proyecto de ordenanza al Concejo Deliberante para sacar a la Cooperativa del predio donde funciona.

 

Hoy en día asisten 400 personas a talleres culturales y sociales, 100 vecinas y vecinos retiran sus viandas semanales que les garantizan la comida 3 veces por semana, debido a la emergencia alimentaria. 200 jóvenes, niñas y niños meriendan luego de cada taller cultural. Una decena de ellos reciben apoyo escolar y servicio de peluquería gratuito. El grupo de construcción tiene sus herramientas allí, desde donde salen a realizar trabajos solidarios a los jubilados que cobran la mínima y a instituciones escolares. Las bandas locales de rock tienen su espacio de ensayo semanal. Y además una de las comparsas más grandes de la ciudad ensaya aquí.

 

El desalojo a esta institución sería desalojar la cultura y dejar sin espacio a todos estos talleres y actividades que funcionan de modo cooperativo y solidario. ¡NO al desalojo, SÍ a la cultura y la organización cooperativista!

 

 

Relacionadas

Villa Cordobita
19 noviembre, 2022

SOÑANDO DESPIERTOS

INUNDACIÓN
12 noviembre, 2022

LA LUCHA SIGUE POR TOBIAS

Ambiente
1 noviembre, 2022

TAPADOS DE BASURA