11 enero, 2022
, Santiago del Estero

LA ODISEA DE AISLARNOS SIN AGUA

Desde la Asamblea Poderosa del barrio Bosco II relevamos 31 familias y 125 personas aisladas en total, entre los barrios Bosco III, Belén, Santa Rosa, John Kennedy, Rivadavia, General Paz, Industria, Los Flores, Santa Teresa y nuestro barrio, y estamos haciéndonos cargo de la asistencia alimentaria y de medicamentos que el Estado no garantiza.

 
Desde el Servicio Social Hospitalario y desde Desarrollo social, nos exigen a través de un PDF los datos personales y los resultados de los hisopados de cada persona contagiada, información que el sistema de salud debería tener sistematizada en su historia clínica y proceder con dicha atención. Sin embargo, no se agiliza el procedimiento y no se tiene en cuenta que hay vecinas y vecinos que no pueden bajarse el archivo porque no tienen Internet, o porque no saben leer y escribir.
Aislarse para nosotros es muy difícil. Por empezar, hay personas en situación de calle que no tienen dónde hacerlo. Y para las personas que tenemos aunque sea un rancho también es muy complicado: el calor, la falta de agua, el hacinamiento y la necesidad económica conspiran contra nuestras posibilidades de aislarnos de manera digna. Hoy mismo, hay treinta y un familias aisladas sin agua en el Bosco II, y cinco que están hacinadas. Necesitamos una respuesta urgente.

“En mi casa somos ocho personas aisladas. Este es el tercer día, y de la Unidad Primaria de Atención (UPA) no nos han venido a visitar todavía. No puedo salir a trabajar, y no tengo ningún ingreso. Tampoco podemos descargar el archivo que nos piden. Así que aquí estamos, luchando, con el calor y con el agua que sale a la mañana nomás. Con el calor ha mermado la presión, y sale solo de noche, hasta las 7 de la mañana”, Antonia Ovejero, vecina del Bosco II.

#OlaDeCalor #LaPandemiaDelSilencio

Relacionadas

FALTA DE AGUA
19 enero, 2022

SIN AGUA, ¿TODAVÍA NO SE ESCUCHA?

Santiago del Estero
18 enero, 2022

¿ESCUCHAN? ¡NECESITAMOS AGUA!

Ola de calor
15 enero, 2022

UNA SEMANA SIN AGUA