25 noviembre, 2009
,

Tiki tiki popular

Cooperativa Fútbol Poderoso.Una vez más el fútbol poderoso salía a la cancha, ponía la cancha, entraba a la cancha, por el túnel de este consciente colectivo, de este camino popular, de esta ruta edificada por miles de manos contiguas que invitan a poder unirnos, a poder jugar, a poder trabajar, a poder popular. Los pibes de Zavaleta no se quedaron estancados en el auspicioso debut de la cooperación futbolera y, desde aquel primer paso, no han hecho más que pensar en el segundo torneo relámpago de la Cooperativa Fútbol Poderoso. Así llegó, por partida doble, con esfuerzo duplicado, con las manos en la masa, con las manos de las masas. No sólo se multiplicaron la cantidad de partidos, sino que también se duplicaron el número de cooperativas en juego. Apoyando a la iniciativa laboral de fútbol comandada por adolescentes del barrio, se hizo presente la Cooperativa de Alimentos Poderosos, integrada por vecinas, madres de los pibes que conjuntamente construyen su propia fuente laboral, sin explotación, mientras nutren el Fondo Común del Poder Popular, destinado al fortalecimiento de todos los barrios. Si en el primer campeonato la rompieron los pibes cooperando, esta vez el premio Che-amigo fue compartido con las vecinas de Zavaleta, que co-cooperaron, abriendo las puertas para que surjan más y más “co”; gigantesco.

Cooperativa Fútbol Poderoso.La organización y planificación de los pibes de la cooperativa enfrentó desde temprano a la gris inestabilidad matutina del último domingo. Y es que no era la segunda vez que los pibes más grandes de Zavaleta se ponían en sus hombros la organización de un evento. La experiencia acumulada en el Fútbol Popular, durante más de un tercio de sus vidas, 6 de sus 17 años, les ha permitido prever entre todos qué pasaría si lloviera, cómo se conseguirían los trofeos necesarios, cómo se distribuirían las tareas; todo consenso, todo lógica, todo cooperativa. Por eso antes de que se abrieran las puertas, Franco y Nico se encargaban del fixture para asegurarle, al menos, tres partidos a cada equipo, mientras Robin y Seba volvían a contar las pelotas para confirmar que estuviera todo en orden y el Chino recibía a las delegaciones que llegaban, lidiando con el estrellato de los últimos campeones. Simultáneamente, desplegaba su esquema táctico el equipo femenino de la Cooperativa de Alimentos Poderosos: por allí los refrescantes y coloridos jugos; por acá los sándwiches de jamón y queso; más allá las tortas tan necesarias para los tantos en ayunas. Todo energía, todo movimiento, construyendo lazos solidarios, alternativos al mercado de consumo inescrupuloso. Ahí donde, dicen, se ven los pingos; nosotros vimos poder popular.  

 Y COLORÍN COLORADO

Cooperativa Fútbol Poderoso.Es sabido por ustedes, suponemos que lo saben, de nuestra férrea oposición a la prensa amarillista, cuya primera intención es vender; su segunda intención, también vender, y su tercera intención, entonces sí, por fin vender. No acorde al periodismo colorido entonces, valga la aclaración de la preponderancia de encendidas cabelleras, para comprender la placa roja que graficará el torneo. Ni bien se abrieron las puertas del estadio comenzó la carrera sin obstáculos que Bolatti+10 emprendió hasta la consagración. Nada podrá objetarse sobre su nivel de juego, ni la cantidad de goles a favor que multiplicaron por cien a los recibidos, pero otra vez recayeron sobre su imagen distintas acusaciones de manejos turbios. Uno de los eliminados, identificado como Pájaro atómico, tiró la bomba: “No es justo. Como la otra vez se quedaron con la sangre en el ojo por haber perdido la final. Ahora, de vuelta, salieron a contratar a los mejores jugadores de otros equipos. Como si no les alcanzara con tener al número cinco de Huracán”. Difamaciones al margen, nadie la vio redonda frente al campeón, más que por fotos. Más allá de algún sobresalto en la semifinal, etapa en la que se vengaron de su verdugo y ganador del certamen pasado, los campeones se hermanaron y amigaron con la Victoria, hasta adjudicarse el título de manera invicta y merecida.
Párrafo aparte para el subcampeón. Un valle de fútbol, o más que un valle un milagro que estos muchachos hayan llegado a definir el torneo. Aunque tuvieron un auspicioso y esperanzador debut con un 10-1, ¡en contra!, casualmente frente a los mismos que serían su pesadilla en la final, resultó destacable su entrega, su sacrificio, su recuperación inmediata en los numerosos momentos adversos que les tocó vivir en el transcurso del torneo. No tuvieron otra alternativa que contratar para la recta final del certamen a un arquero calamar que sólo se lució por el marrón de su camiseta y su trasero, puesto que sus tentáculos brillaron por su ausencia. Sin calificar de decepcionante, la actuación del primer campeón de Fútbol Poderoso distó a raudales de la magia que lo consagró el mes pasado. A pesar del tiempo que transcurrió entre ambos torneos, uno de sus integrantes atribuyó el mediocre desempeño del equipo a que “varios no nos pudimos recuperar aún de la exigencia del campeonato pasado y jugamos en inferioridad física”. Con la derrota en sus espaldas se fueron rengueando, entre sombras y sin el zéquito que los acompañó en los días felices. ¡No se preocupen muchachos, eso pasa siempre con los ex campeones!

Cooperativa Fútbol Poderoso.El equipo revelación no entra en discusión, por lo menos en esta crónica. Haciendo honor a su nombre, se convirtió en el más popular de todos y patinaron por el verde cemento con su alegría, su elegancia y su solidaridad de equipo inmenso. Con dos chicas en el team fueron el ejemplo a seguir de los prejuiciosos y de los postjuiciosos también, demostrando que el fútbol puede ser mixto, con dos bellas damas en el cinco titular. “Patinamos” clasificó primero en su grupo, hasta que Los del Polvo, posteriormente echados, hicieron polvo sus ilusiones.
Camilo fue otra vez el equipo con mayor promedio de edad. Sin embargo, los sub 60 fueron los responsables absolutos de llevar a su equipo hasta la segunda fase, corriendo tanto que daba calambre verlos. Y tanto calambre, tanto calambre, que sus compañeros, los más pibes, en teoría la sangre joven del equipo, se lo tomaron no sólo a pecho, sino a pierna izquierda y a pierna derecha; se acalambraron más veces de las que patearon al arco. En el mismo grupo, participó el equipo que mayor honor le brindó a su nombre: Tripa Gorda. Al parecer esa denominación habría surgido de un asado que sus componentes habrían degustado ese mismo domingo a las 8 de la mañana; comilona que les imposibilitó seguirle el ritmo a los adversarios, a la pelota y a la vida misma. El capitán del quinteto, que había sido elegido colectivamente por ser considerado un padre o un abuelo, estuvo siempre atento a ser un ejemplo para las generaciones venideras y se encargó de dejar más de una marca. No sólo la estampó en ese delantero veloz que quiso escurrírsele por una punta aprovechando su antigüedad, sino en todos los concurrentes, quienes fascinados lo observaron perplejos y prometieron imitarlo en el próximo torneo, con el uso de un par de medias azules subidas hasta las rodillas conjugado con unos botines de punta extravagante.

Cooperativa Fútbol Poderoso.La nota, esta vez sí, la puso el equipo del Oeste. Su triunfo histórico llegó en el partido con el equipo Humberto, que tuvo como contrapartida su derrota histórica, un cenicero en la nariz. Según comentaron fuentes allegadas al plantel, los humbertitos habrían tenido una larga noche que se estiró hasta la mañana, y luego hasta la tarde. Incluso, confesaron algunos futbolistas populares que los enfrentaron, que algunos de sus trasnochados jugadores en medio del partido se pusieron a representar un pasito de baile de una canción de Luis Miguel: “No culpes a la noche, no culpes a la playa”, cantaban, pensando que estaban en un “After Hours”. Por primera vez, el equipo del Oeste no bailaba solo. Pero digamos lo que digamos, su felicidad es genuina y no se la saca nadie. Ni queremos imaginar cómo habrá sido esa vuelta a casa en el furgón del Sarmiento, con tanta algarabía encima. Qué importaba haber perdido los otros dos partidos o haber quedado afuera de los cuartos de final, si se logró lo que se fue a buscar, ese sagrado triunfo por el que jugaron incentivados: “Es todo mérito mío. Les dije que si ganábamos un partido les pagaba la mitad del pasaje de vuelta en el Sarmiento a cada uno», confesó la manager del equipo que se reía y no paraba de reírse. Así, la alegría por esa victoria no pudo soslayar la bronca del arquero de Oeste, un portero verborrágico dentro y fuera de la cancha, y fuera de estado físico; largo de piernas y corto de reflejos; quien no estuvo acorde a un seleccionado de tamaña jerarquía: “Quedamos afuera porque nos tocó el grupo de la muerte”, se quejó con su voz áspera, mientras la manager seguía riéndose.

La desazón generalizada, el aire denso de la jornada, no se deberá entonces impostar a ninguno de los equipos presentes, sino al gran ausente. Ni la victoria del Oeste, ni la consagración postergada de Bolatti +10 pudo opacar la triste ausencia del histórico equipo defensor del fútbol champagne: Zavaleta Menottista. Si bien no han sido dilucidadas las razones del faltazo, un mensajero anónimo advirtió a la cooperativa sobre una versión que tomaría calibre horas después: “Don Ángel Cappa dejará Huracán para tomar las riendas de Zavaleta Menottista, de modo tal que ningún boicot pueda aplacar la magia de los líricos”. Las canchas estuvieron llenas, sí; pero el vacío fue enorme. Falsos informantes infamantes pretendían explicar la inasistencia con fuertes contracturas padecidas en una supuesta caminata por las vidrieras de la calle Corrientes, pero el mundo del fútbol bien sabe que, si algún día llegara a Corrientes el plantel de Zavaleta Menottista, sólo sería para iluminar una marquesina que invite a disfrutar la puesta en escena del fútbol más romántico. No descartamos que Bolatti trate de contactar a sus figuras para colorear aún más a su colorado equipo, pero sus perversas negociaciones no llegarían a buen puerto, puesto que un integrante del gran equipo ausente ya le habría adelantado la respuesta: «La ética es el bastión de cualquier sustantivo que se valga del adjetivo más hermoso que haya ofrecido jamás la lengua española: ‘menottista’”.

Cooperativa Fútbol Poderoso.No habrá dos sin tres para estos adolescentes de Zavaleta organizados en una cooperativa: ya piensan cómo seguir y en qué mejorar, para continuar con el compromiso y la responsabilidad que hace crecer al Fútbol Poderoso y fortalecer al barrio. Se viene el tercer torneo del año; ya está a la vuelta de la esquina, con nuevos equipos y con las imperdibles comidas preparadas por la Cooperativa de Alimentos Poderosos. Será el próximo domingo 13 de diciembre. “Los esperamos a todos en el próximo campeonato”, dijo Nico, en la ronda final, entre aplausos, luego de repartir los trofeos para los campeones. Se los comunicó a los que estaban en la ronda. Y se lo dijo a todos, para que seamos más manos, de las masas, en la masa, en el fútbol o en cualquier otra iniciativa cooperativa. Siempre en la cancha, no afuera, ni en el banco de suplentes; adentro, jugando, disfrutando, alentando y construyendo, adentro. Fabricando poder popular.

 

Relacionadas

3 noviembre, 2009

Cada día más grandes

25 septiembre, 2009

Economía popular

2 comentarios sobre «Tiki tiki popular»

  1. Es un orgullo formarparte de la cooperativa de futbol poderoso. tambien es un orgullo trabajar com nico,seba,franko y chino y los dos salchichas que siempre que tenemos las reunion no nos dejan organizar bien el torneo jajajajaja.Bueno los esperamos ver el proximo torneo que es 13 de diciembre no se lo pierdan….

Los comentarios están cerrados.