23 marzo, 2010
,

Algo habrán hecho

La Nación, de los argentinos derechos y humanos.Hicieron eco entre los silencios. Hicieron silencio ante las picanas. Hicieron lápices la noche. Hicieron gritos sin goles. Hicieron el Cordobazo. Hicieron temblar al Cóndor. Hicieron la Carrera de Miguel. Hicieron la tumba del terrorismo de Estado. Hicieron H.I.J.O.S. Hicieron nietos. Hicieron ver. Hicieron desnudar al capitalismo. Hicieron nuestra conciencia. Hicieron la Carta Abierta a la Junta Militar. Hicieron Literatura de la pelota. Hicieron Madres, de Plaza de Mayo. Hicieron Prensa Latina. Hicieron preso a Miguel Etchecolatz. Hicieron nuestra conciencia. Hicieron carne el pensamiento revolucionario. Hicieron insoportable este 24 de marzo. Hicieron La Poderosa. Donde estén, estarán, viviendo. Algo han hecho. Y tras sus huellas, iremos siempre.

30 mil razones para no olvidar.

Hicieron el relámpago de la primavera. Hicieron el horror de la ESMA. Hicieron inmolar a los pibes de Malvinas. Hicieron rico a Johnnie Walker. Hicieron los vuelos de la muerte. Hicieron una industria de bebés. Hicieron el amor con Pinochet. Hicieron la guerra contra civiles. Hicieron un River lleno de cadáveres. Hicieron la acumulación. Hicieron la desigualdad. Hicieron la deuda externa. Hicieron encarcelar. Hicieron perseguir. Hicieron exiliar. Hicieron fusilar. Hicieron torturar. Hicieron parir. Hicieron morir. Hicieron desaparecer. Donde estén, estarán, muriendo. Algo han hecho. Y tras sus huellas iremos, siempre.

El éxito, según Gente.

Algo han hecho, todos. Pero entre unos y otros, los desaparecidos y los genocidas, subsisten ellos, los que jamás han padecido ni aplicado una picana, pero han sabido acompañar y fomentar la complicidad más o menos activa de la sociedad civil. Hicieron sonar el Clarín con total normalidad. Hicieron La Nación de los argentinos derechos y humanos. Hicieron la Gente que no piensa. Hicieron El Gráfico de un capitalismo criminal. Y se autoproclamaron medios de la mitad más conveniente, con la misma autoridad con la que ahora proclaman una prensa independiente. Son geniales, miserablemente geniales. Y como cómplices han sido del terrorismo de Estado, lo somos nosotros de su vigencia impoluta, de su existencia naturalizada.

desaparecidos2a1

Videla no declara. Y Astiz se ratifica. Pero basta de rencor, nos dicen. Apenas leemos, escuchamos y vemos la imposición de una paciencia irritantemente paciente, impartida por la idea de que no prescriben los crímenes de lesa humanidad, mientras el culo de Vanucci y el gol de Palermo se acomodan en la charla de cualquier bar. ¿Quién determina el radio de responsables que inmuniza a los irresponsables? ¿Cuánto más lesa ha quedado la humanidad por la picana del Tigre Acosta que por las tapas de Clarín que la legitimaron ante un planeta entero? ¿Por qué prescribe, incluso en el tribunal social, el crimen de los multimedios? Por fin está Bussi sentado frente a la Justicia, aunque huela nauseabundo y ya esté algo morado. Bienvenido el encarcelamiento de Etchecolatz, así sea una bolsa de piel llena de huesos. Y que viva el juicio a Leopoldo Fortunato Galtieri, recientemente celebrado en el juzgado del infierno. Pero que el injusto tiempo de la justicia, por favor, no erosione también la necesidad imperiosa de juzgarlos a todos, y a todas. Ni obediencia debida, ni punto final. Ni olvido, ni perdón para los represores que ahora compran en cualquier almacén, ni para los lustrabotas de genocidas que ahora lustran botas de funcionarios, ni para los periodistas de silencio asalariado. Ni para ellos, los editores de la memoria.

La libertad, según Clarín.

Ahí están, colgaditos, pero no del cuello, los mismos diarios y revistas que imprimieron sus eufóricas tapas el 24 de marzo de 1976, ahora conmovidos, por un nuevo aniversario del imperio de la sangre que supieron construir. Y entonces todos nosotros, los jueces de ningún estrado, que los vemos, los hojeamos y hasta los compramos, bien ganada tenemos la vergüenza de este día, frente a tanta indignidad mediática, que se nos sigue chorreando entre los dedos; tanta impunidad de los medios, para los medios, sostenida por la opinión que ellos mismos han hecho pública, y privada de reflexión, como si no fueran un entero a la derecha de la humanidad.

30 mil razones para resistir.

Ahí están ellos todavía, por nuestra culpa, pontificando en tercera persona del plural contra la dictadura que alimentaron en primera persona del singular. ¿Quién trazó la línea divisoria entre el ejército activo y el ejército pasivo que desapareció a los mejores? ¿Quién puede considerar que el operario de una picana haya sido más responsable que el operario de la opinión pública? ¿Cuándo llegará el juicio oral a quienes vieron a los ingleses rendirse en Malvinas? ¿Cuándo nos tocará brindar a nosotros, por la prisión perpetua para los protagonistas del brindis que rubricó el traspaso de Papel Prensa? ¿Veremos el ADN de los hijos de Herrera de Noble? ¿O la veremos rendir cuentas por la portada que anunciaba el golpe militar, con “total normalidad”? ¿Cuánto falta para que Vigil nos explique la carta que el holandés Ruud Krol nunca escribió y que, sin embargo, El Gráfico publicó durante el Mundial 78, para comunicarle a su hija que en la Argentina sólo se disparaban flores? ¿O la explicará Torneos y Competencias, que compró el sello ideológico para hacer tapas y negocios con Carlos Menem, reivindicando la continuidad de las mismas políticas económicas que habían consensuado la editorial Atlántida y la dictadura militar?

La vergüenza, según El Gráfico.

Ya amanece un nuevo 24 de marzo, que tampoco amanece, en este 2010. Ahí están las tostadas duras de Jorge Julio López y se enfría el café con leche de Luciano Arruga. Algo habrán hecho. Quién puede dudarlo. Hay que despertar. Haber perdido a tantos compañeros nos obliga, al menos, a no perder la memoria. Y quizás así, resistiendo, resistiendo y resistiendo, algún día Clarín, La Nación, Gente y El Gráfico, como tantos otros cómplices gráficos y audiovisuales, encuentren a sus padres tras las rejas, antes de por fin desaparecer de los kioscos, de nuestras vidas, de nuestras muertes, de nuestras puertas y de nuestras manos, para quedar postrados para siempre en el museo de la ESMA, carcomidos por los mismos gusanos que vomitarán las sobras de Reinaldo Bignone, Mariano Grondona, Emilio Massera, Samuel Gelblung, Jorge Rafael Videla, Constancio Vigil, Alfredo Astiz, Bartolomé Mitre, Luciano Benjamín Menéndez, Ernestina Herrera de Noble, Carlos Lacoste, Bernardo Neustadt, Roberto Viola, José María Muñoz, José López Rega y tantos otros hijos de puta, que con botas y fúsiles o micrófonos y plumas, han sido genocidas y son artífices del dolor que nos inunda el pecho este insoportable 24 de marzo. Algún día, algún inevitable día, desaparecerán del poder; y recién ese día, 30.002 compañeros desaparecidos volverán a aparecer. Ya entonces sí, podremos marchar en paz sabiendo que, también nosotros, algo habremos hecho.

Nuestras 30 mil razones para luchar.

Relacionadas

9 comentarios sobre «Algo habrán hecho»

  1. que mas decir… la verdad que me conmuevo hasta las lagrimas!!y SI NUNCA MAS !!! nosotros cada uno desde donde este, seguiremos en la lucha!!!!hasta la victoria siempre!!! seguiremos teniendo gestos que dignifiquen , ni olvido ni perdon!!!!

  2. indudablemente mucho hicieron estos represores de la libertad, y mucho quieren seguir haciendo. hay que empesar a escrachar a este defensos de fachos de apellido Dualde. pez gordo que aun nada en nuestros rios.

  3. No solo se llevaron a 30000 de nuestros mejores compañeros, sino que no permitieron que su semilla se diseminara. Se llevaron a sus hijos como botin de guerra y los utilizaron, y utilizan, como carnada para acallar a las familias. Pero por los 30000 y los 400 nietos que faltan, no nos van a callar. Los ideales por los que ellos lucharon los haremos reales nosotros. NUNCA MAS!

  4. Se llevaron a los mejores de una generación completa, se apropiaron de sus hijos, regaron de olvido, esquilmaron al país, se llevaron todo… casi todo. Las semillas de los mejores germinan y no sólo el reclamo de justicia permanece, sino que la esperanza avanza. Y La Poderosa, altiva, corajuda, humilde y digna, le señala al resto el camino que transita. Hasta la victoria siempre, compañeros.

  5. Ayer estuve en la Plaza,impresionante, me encantó ver, escuchar y compartir mis sentimientos (sin hablar) con el pueblo, porque allí estaban todos, no hacía falta las palabras solo ESCUCHAR todo lo que nos rodeaba hasta el ruido que venía desde el suelo!nunca me olvidaré de nada y tampoco de este día ya que no había ido antes.
    Los descubri gracias a un muchachito que gentilmente me entregó 1 iman, y de ahora en más seguiré viendo su pág. y enviarsela a mis contactos …gracias por decir la verdad, los felicito. un abrazo Maria

  6. la poderosa utopia de los treinta y un mil desaparecidos esta regada en la poblacion este pais no baja las banderas y no vendera la sangre de los H.I.J.O.S de esta tierra,ya nunca mas nos correran por las calles persiguiendo destinos.ya nunca mas perseguiran a nadie los genocidas de lesahumanidad que en la carcel tienen que terminar.

  7. Desde mi lugar hoy propuse a mis alumnos jóvenes y adultos algunas actividades de reflexión: por la Memoria, la verdad y la justicia. Es un aporte pequeñito para seguir consolidando la libertad que alguna vez nos conculcaron.

Los comentarios están cerrados.