7 octubre, 2012
,

Barriendo la apatía

Libertador – Jujuy

Desde hace décadas, se ha entablado una lucha constante contra el desinterés de quienes utilizan la ruta 83, que une todos los valles bajos del Río San Lorenzo con varios atractivos religiosos, naturales y turísticos, como si fuera un basural, sin importar las consecuencias de su accionar. Cientos de pobladores descargan allí sus desechos de basura y, además de la contaminación que afecta a la reserva ecológica, provocan un impacto visual negativo para los visitantes de las Yungas jujeñas. Las comunidades más pobres de Libertador y Calilegua estamos distribuidas en la vera del río San Lorenzo y sufrimos cuando se queman los residuos en estos basurales, por la contaminación de las napas de agua subterráneas del río. Los materiales tóxicos que resultan de las quemas se filtran hacia las napas freáticas e intoxican todo a su alrededor. Por eso, movidos por la necesidad de tomar acciones directas para colaborar en el grave problema de los basurales a cielo abierto, la asamblea poderosa se unió a la limpieza comunitaria, para aportar en la toma de conciencia acerca de cómo estamos arruinando nuestro hogar y nuestra tierra.

parqe

Relacionadas

Mundial
26 noviembre, 2022

EL GRITO CONTENIDO

Mundial
26 noviembre, 2022

LOS HINCHAS MÁS BAJITOS

Diego Maradona
25 noviembre, 2022

“SIGAN SOÑANDO, QUE SE LES VA A DAR”