14 mayo, 2013
,

Tu querida presencia

Hasta siempre, Osvaldo.

Tal vez estas líneas no tengan valor para otros, pero en el Día del Amigo decidimos recordar lo que significás para nosotros. A veces más cerca, otras más lejos, estuviste presente como los mejores viejos y, aunque el barrio fue cambiando, siguió intacta una sola cosa: nunca te bajaste de La Poderosa. Cada domingo, desde el primero que nos lanzamos a jugar, pasabas pispeando los entrenamientos de fútbol popular, para joder, para reír, para chusmear. ¡La gran puta! Qué ganas de llorar. Cómo olvidar que pusiste el pecho, cuando muchos se olvidaron de lo que habían dicho y hecho. Y cómo olvidar que jugábamos a ver quién pensaba peor de Macri, hermano; estabas orgullo de ganar siempre, por afano. Por tu trabajo voluntario, el amor a tu familia, el orgullo por tus hijos y ese inmenso corazón, fuiste un gran bastión para que llegaramos a tener nuestra propia redacción. La gente pasa, el mundo se transforma y el tiempo se va sintiendo, pero todos los días tus vecinos te seguimos viendo, porque estar presente era tu esencia y, sin avisarte, tu luz derrotó a tu ausencia. En cada tira de Zavaleta, seguiremos queriéndote y extrañándote desde la villa hasta tu planeta, por haber sido el padre que perdimos, el compañero que elegimos y el compomiso que asumimos. Abrazo poderoso, Osvaldo. Donde sea que estés, con tu Dios, estarás bien. Vos sos nuestra nafta. Y estas lágrimas también.

Relacionadas

DICIEMBRE 2001
20 diciembre, 2021

20 AÑOS LA MISMA LUCHA

Lluvias
29 noviembre, 2021

No se inunda más

Polideportivo Diego Armando Maradona
9 noviembre, 2021

EL DEPORTE ES SALUD