7 julio, 2014
,

«Se siguen haciendo los boludos»

Kevin, por siempre.* Por Fede, hermano de Kevin.

Hace 10 meses, perdimos a la personita más especial de mi casa, Kevin, mi hermanito, que apenas tenía 9 años. Y hoy quise escribir esta carta para contarles a todos ustedes que, tanto yo como toda mi familia, seguimos tan tristes como el primer día. Ya no lo tenemos acá, para jugar con nosotros, ni para mirar la tele, ni para hacer la tarea, ni para comer, esas cosas que la mayoría de las familias puede disfrutar, hasta cuando no se dan cuenta… A mí, la tristeza se me hizo fuego en las venas y, ahora, por mi sangre me corre un dolor inmenso, que no sé bien cómo explicar.

Es feo, horrible, salir todos los días a la plaza Kevin, donde él jugaba con todos sus amiguitos, sabiendo que no lo vamos a recuperar. Por la revis, se pudo visibilizar mucho de lo que pasó, pero nos siguen faltando las respuestas de la Justicia, porque sólo hay 3 detenidos y encima seguimos teniendo en el barrio a los mismos prefectos que ese día liberaron la zona en la puerta de casa… De las Fuerzas de Seguridad, no hay nadie que esté cumpliendo condena, ni mucho menos, a pesar de las infinitas evidencias sobre cómo liberaron la zona. Y mi hermano ya no está.

La casilla que hicimos de “Vecinos sin Gorra” sigue controlando a esas mismas Fuerzas que no se hacen cargo de nada, para que al menos cumplan con sus obligaciones, sin zonas liberadas, ni abusos de autoridad, mientras nosotros seguimos viviendo en las mismas condiciones.

Ese día, ese 7 de septiembre que marcó a Zavaleta para siempre, yo recibí un tiro en el hombro. Y les juro, les juro que hubiera preferido que ese tiro en la cabeza me hubiera pegado a mí.

Ojalá, Kevin, estuvieras acá…

Mientras tanto, continuamos condenados al abandono. Porque como dijo mi mamá cuando entró a la huelga de hambre en la Carpa Villera, en un barrio “urbanizado”, nada de esto hubiera pasado.

A mí no me interesa que Kevin, ni mi familia, ni yo seamos famosos, ni nada parecido. Sólo queremos que este dolor no pase inadvertido. Que se escuche, que se vea y que no se olviden de él, como tampoco de Candela, ni de Luciano, ni de Ángeles, ni de ningún pibe que haya pagado con su vida las miserias de losotros, sea cual sea la clase social a la que pertenezca, o el rating que obtengan por la noticia.

Desde Zavaleta, desde la plaza y desde mi casa, hoy grito de impotencia, pero principalmente escribo con todo dolor de mi corazón, para que no se sigan haciendo los boludos, ni los funcionarios, ni la Justicia, ni los medios de comunicación.

KEVIN POR SIEMPRE.

Relacionadas

DICIEMBRE 2001
20 diciembre, 2021

20 AÑOS LA MISMA LUCHA

Lluvias
29 noviembre, 2021

No se inunda más

Polideportivo Diego Armando Maradona
9 noviembre, 2021

EL DEPORTE ES SALUD