20 agosto, 2014
,

Ola de Seguridad

Ni un pibe menos, ¡ni una bala más!Hubo una masacre el último 7 de agosto, de la que no podemos asegurar casi nada. Ni que todos conocemos la coartada. Ni que Lugano es una zona liberada. Ni que la gorra volvió a dejar un auto con las llaves como carnada. Ni que los pibes se subieron para boludear. Ni que la Brigada 52 sigue saliendo a cazar. Ni que volvió la maldita Policía. Ni que el cana sabía lo que hacía. Ni que acribillaron a pibes desarmados. Ni que tenían los brazos levantados. Ni que olvidaron juzgarlos primero. Ni que mataron a Jonathan por villero. Ni que ahora investigan en vano. Ni que asesinaron a Brian por boliviano. Ni que se amparan en el periodismo cipayo. Ni que detuvieron a Fabián por paraguayo. Ni que acallan los gritos de los vecinos. Ni que nadie detuvo a los asesinos. Ni que Gendarmería reprimió el día después. Ni que amedrentaron al barrio otra vez. Ni que le impiden a la familia ser querellante. Ni que le dieron la espalda a una marcha gigante. Ni que sigue la ola de inseguridad policial. Ni que la impunidad mediática garantiza la judicial… Nada de eso. Tan sólo aseguramos que hay un pibe preso. Y que aun si todos esos argumentos fueran inventos, hay otra cosa que podríamos asegurar igual: no hubo enfrentamientos, sólo fusilamientos de la Federal.

Relacionadas

Revista
20 septiembre, 2022

OBRERA DE LA ACTUACIÓN

NUESTRA TAPA
14 septiembre, 2022

LA MARGINALIDAD NO PARA

Radio
30 agosto, 2022

LOS RECORTES DE MASSA