8 diciembre, 2017
,

De comunidad a comunidad

*Por Fabio Jerez,

integrante de la comunidad qom y de la asamblea poderosa de Los Pumitas.

 

El viernes 1 de diciembre, marchamos en Rosario exigiendo justicia por Rafael Nahuel, el joven de 22 años asesinado por la Prefectura Naval de un tiro por la espalda durante un desalojo y represión en el barrio Nahuel Hue, en Bariloche. También nos movilizamos por Santiago Maldonado, a cuatro meses de la represión que llevó a su desaparición y posterior muerte. Repudiando una vez más el accionar de la inseguridad uniformada en territorio mapuche y exigiendo la libertad de Facundo Jones Huala.

 

Entiendo lo que están viviendo nuestros hermanos en el sur del país porque casi todos los barrios de Rosario se encuentran habitados por comunidades Qom y son constantes los hostigamientos y la discriminación que sufrimos por nuestros orígenes. De la misma forma, percibimos la indiferencia por parte del Estado que continúa desoyendo nuestros reclamos por territorios y viviendas dignas. En lo que va del año ya son reiterados los intentos de desalojo que sufrieron las comunidades de distintos barrios de la ciudad, principalmente en Travesía y Juan José Paso, a apenas quince cuadras de nuestro barrio y donde viven algunos de mis familiares.


En Los Pumitas buscamos siempre reencontrarnos con nuestros origenes, hasta hace algunos años con mi familia y varios vecinos del barrio cada 11 de octubre festejábamos el “último día de libertad de los pueblos originarios” con un festival de bailes propios de nuestra cultura. Con el mismo fin, hace algunas semanas desde nuestra asamblea decidimos emprender un Taller de Qom con la participación fundamental de Ana María y Martina, vecinas que nos acercan las herramientas para recuperar nuestra hermosa lengua, históricamente excluida por la educación formal.

 

Como originario de la comunidad Qom, me duele cada hermano mapuche que ya no está entre nosotros. Me entristece e indigna el saber que un muchacho muere solo por gritar, por defender sus derechos.

 

¡Basta de desalojos a los pueblos originarios de todas las etnias! Basta ya de manchar la tierra con sangre. Chiye ra telec na tagoc ana alboa.


Entiendan que aunque corten los árboles, de sus raíces volveremos a crecer. Continuaremos organizándonos. Seguiremos luchando. Sayeraiñagañi.

 

Relacionadas

Diabetes
14 febrero, 2022

FACTOR DE RIESGO: POBREZA

Rosario
11 enero, 2022

ROSARIO, A SECAS

De Música Villera
3 octubre, 2021

AYELÉN BEKER EN DE MÚSICA VILLERA