4 noviembre, 2019
, Catamarca

Fiambalá no dejará de gritar

 

 

* Por Ezequiel Carrizo, cineasta y comunicador social detenido ilegalmente por la Policía de Catamarca.

 

La situación de Fiambalá y Tinogasta es muy preocupante, se están convirtiendo en zona de sacrificio minero. Actualmente hay nueve proyectos en marcha sin consulta popular, como establece la ley, ni respuestas a los pedidos de informes. Los pedimentos de conceciones alcanzan el 38% del territorio provincial. Es pan para hoy y miseria para mañana. Secan ríos, destruyen salares, humedales y ecosistemas enteros que no resisten tanta violencia. Todo con la complicidad de los medios hegemónicos que ocultan la realidad. Hay muy poca información sobre lo que sucede y mucho miedo a hablar; aquí el 80% de la población tiene trabajos dependientes del Municipio, si decís algo lo perdés. 

 

Hace un mes cubría un acto de la gobernadora Lucía Corpacci y la intendenta de Fiambalá, Roxana Paulón, cuando supuestos policías de civil me pidieron el documento, les solicité que se identifiquen, no lo hicieron y quisieron llevarme detenido a la camioneta. Para evitarlo mostré mi documentación y les expliqué que estaba trabajando. Al retirarme del lugar otro policía me pidió el documento, le sacó fotos, le dije que no podía hacerlo, tomé mis cosas y volví a mi casa. Cuando descendí del auto, en la plaza principal cuatro oficiales se me tiraron encima, logré cerrar la puerta dejando adentro la cámara y sin decir nada me arrestaron. Luego me informaron que me detuvieron por resistirme a ser identificado, ¡una mentira gigante! Me llevaron a la comisaría donde estuve 15 horas incomunicado, sin abrigo ni comida. Me preguntaban quién soy, dónde vivo, a quién le vendo mis imágenes. Pedí hacer una llamada y me la negaron. Pensaron que yo era de la asamblea socio-ambiental de Fiambalá, e insistían en explicarme que eran solo medidas de seguridad por la presencia de la gobernadora.

 

Hice la denuncia en la fiscalía local, pero mi detención no es un caso aislado, es uno más de los abusos que sufrimos las comunidades que no estamos de acuerdo con el modelo extractivista. Censuran cualquier voz que se oponga a la megaminería a cielo abierto, pero somos muchas las gargantas que no dejaremos de denunciar el daño que nos están provocando. ¡Hay que frenar este modelo que genera muerte y saquea nuestros recursos!

Relacionadas

Catamarca
1 mayo, 2020

Dos meses sin Brenda Micaela Gordillo

NOA
20 noviembre, 2019

Conseguí La Garganta en el NOA

14 mayo, 2019

Trabajo digno para vivir